Desarrollando la Conciencia

Abandonamos los pensamientos; los dejamos caer …

Y surge el SENTIR.

Sentimos sensaciones, emociones y sentimientos. Todos ellos son formas de la energía. Observándolos y dejándonos llevar, la energía camina a través y alrededor de nuestro cuerpo.

Nuestro cuerpo responde ….

Una vez que hemos entrado en contacto consciente con la energía nos podemos comunicar con ella a través de la intención. Jugamos con ella dándole forma, haciéndola circular por dentro y fuera de nuestro cuerpo. Nuestra conciencia crece a medida que nos “damos cuenta”,  a medida que nos sumergimos con desapego en el SENTIR.

A través de la práctica, el cuerpo, la energía, el sentir y la mente forman una sola unidad.

Desde esta visión el Tai Chi Chuan es un soporte que utilizamos para Desarrollar nuestra Conciencia. Se puede trabajar como un camino de crecimiento interior.

Durante la práctica fomentamos estos principios a través de todos los ejercicios que realizamos.

Para poder trabajar con la energía, independientemente del uso que le queramos dar, el hecho de abandonar el pensamiento nos abre el camino con mayor facilidad.

En definitiva, se trata de un camino más para el Desarrollo de la Conciencia