Tai Chi Chuan

El Tai Chi Chuan es un arte marcial oriundo de China basado en la canalización consciente de energía interna (Chi) a través de nuestro cuerpo.

Se trata de una materialización de los principios de la filosofía taoísta. Este arte trabaja con la relajación corporal y la consciencia, aplicando y combinando los conceptos de yin (principio femenino) y yang (principio masculino).

 Aunque en su origen estuvo concebido para la defensa personal, su práctica también aporta beneficios para la salud y para el crecimiento espiritual, pues se trata de una meditación en movimiento. Practicando asiduamente Tai Chi Chuan vamos desarrollando paulatinamente cualidades como la atención, la intención, sensibilidad, relajación y consciencia, además de conseguir un cuerpo más flexible y mejorar nuestras capacidades de coordinación y equilibrio.

 A través de una práctica continuada se incrementa la energía vital, lo que repercute en una mayor sensación de bienestar y vitalidad y una mejoría de la salud.

La Escuela a la que pertenezco forma parte del linaje del estilo Chen, que se caracteriza por el estudio de la energía en espiral, un trabajo de posiciones riguroso y la unión de movimientos lentos y rápidos en armonía.

 Independientemente de tu edad o estado físico, el único requisito para poder practicar Tai Chi es probarlo y que te guste.

 

El Chi Kung

         El Chi Kung es como la “gimnasia” del Tai Chi y se basa en sus mismos principios, pero no tiene como finalidad su aplicación marcial. Se trata de series cortas de movimientos sencillos coordinados con la respiración y la intención, lo cual permite mantener nuestra mente centrada en la canalización y cultivo de la energía interna. Aunque se trata de una disciplina en sí misma, también se ha utilizado tradicionalmente como paso previo para ejercitarse en otras artes chinas, como el circo, la ópera, y las artes marciales.